Tel. +598 2908 1636* lideco@lideco.com

Tel. +598 2908 1636* / Fax. +598 2902 2857 / lideco@lideco.com
Julio Herrera y Obes 1413

  • Inicio
  • De Interés
  • Noticias
  • LIDECO 32 / Capacitación sobre Relaciones Laborales y Negociación Colectiva 23 de agosto - cupos limitados

La salud financiera de los interlocutores comerciales

Para conocer la forma en que cada empresa se financia debe evaluarse rentabilidad conjuntamente con endeudamiento.

 

Si de prevenir riesgo se trata, al evaluar la salud financiera de una empresa, se requiere conocer de qué forma cuida sus recursos y cómo financia las inversiones necesarias para sostenerse en el mercado con perspectivas de crecimiento.

Proyectar escenarios futuros a ese respecto supone concebir la prevención del riesgo con perspectiva de largo plazo, y en el mismo marco adecuar y prever el grado de desarrollo que puede tener una relación comercial, trascendiendo el análisis de una transacción comercial puntual.

El endeudamiento forma parte de la vida empresarial y dentro de límites prudentes, es un recurso que la empresa tiene para afirmar su competitividad y mejorar su rentabilidad financiera sin comprometer sus recursos propios para financiar el crecimiento.

A través del endeudamiento las organizaciones llevan adelante sus proyectos de desarrollo, acompañan la variaciones de su ciclo productivo, invierten para mantener o mejorar su infraestructura y por tanto sus activos, etc. Cuando la utilización de la deuda ajena incrementa la rentabilidad de los capitales propios, estamos ante un apalancamiento financiero bien controlado que permite mejorar el rendimiento de los fondos propios.

Para proyectar una relación de negocios con una empresa importa estudiar el endeudamiento en relación a la rentabilidad. La rentabilidad económica mide la capacidad de los activos de una empresa para generar valor, independientemente de la forma en que han sido financiados. El endeudamiento bien gestionado, debería conducir a una mejor rentabilidad que permita cubrir costos de financiación, costos operativos, así como mejorar las condiciones necesarias para que la empresa afirme su posicionamiento en el mercado. La capacidad de la empresa de generar ingresos no debería verse afectada negativamente por sus deudas de financiamiento.

El endeudamiento, que se expresa mediante el cociente financiero que relaciona los fondos propios con los fondos ajenos, muestra la proporción que existe entre la financiación propia y la financiación ajena. Como por los recursos ajenos hay que pagar intereses, la forma en que una empresa financia sus activos recurriendo a recursos propios o ajenos impacta en su rentabilidad financiera y en su estabilidad.

Para una adecuada evaluación del endeudamiento de la contraparte se debe considerar que el mismo sea adecuado para la estructura de la empresa: debe respetar una relación de equilibrio entre endeudamiento, recursos comprometidos, ventas, intereses y perspectivas del sector donde la empresa se ubica.

Además de considerar los porcentajes de endeudamiento aceptables, para evaluar endeudamiento se debe considerar la composición de las deudas de corto y largo plazo, dividiendo las deudas de corto plazo sobre las deudas totales. Esto arroja una perspectiva de la calidad de la deuda, la cual será mejor, cuanto menor sea el resultado de la división entre las deudas de corto plazo sobre las deudas totales. Si el cociente indicara que parte importante de la deuda total está comprometida en el corto plazo, el análisis de riesgo debería contemplar que en el corto plazo la empresa deberá enfrentar el pago de una importante cantidad de dinero.

También se debe considerar en el análisis, si la empresa está obteniendo un rendimiento suficiente, si acompaña los plazos de sus vencimientos con la liquidez de sus activos y si está endeudándose en una moneda distinta a la moneda en la que genera ingresos, en cuyo caso deberá evaluarse cómo impactarían en ella posibles variaciones cambiarias.

No debe faltar en el análisis de riesgo la perspectiva de mercado. Acceder a los indicadores del sector de actividad de la contraparte aporta más elementos de análisis para estimar el riesgo y para proyectar relaciones de negocios en el corto, mediano y largo plazo. Para proyectar negocios debería contemplarse la evolución estable, ascendente o descendente de las ventas del sector de actividad. Si las ventas del sector estuvieran en baja, debería preverse la posibilidad de que aumentara el riesgo de impago pues podría verse comprometida la eficiencia operativa de la empresa, y con ello, la generación de utilidades y su capacidad para soportar los costos financieros y el pago de obligaciones comerciales.

El análisis de riesgo debe tender a prevenir la posibilidad de que la empresa se vea afectada por un incumplimiento comercial. No puede por tanto soslayarse la evaluación de la estructura de financiación de la empresa con la que se van a hacer negocios, en el marco de su performance financiera general y en el marco de los indicadores de su sector de actividad.

Los socios de nuestra gremial encuentran, en nuestra Central de Balances, los reportes financieros que facilitan el análisis de los factores arriba nombrados.-

Tel. +598 2908 1636* / Fax. +598 2902 2857 / lideco@lideco.com
Julio Herrera y Obes 1413